¿De Verdad Quiero Volver A Votar Por El PAC?

Mi nombre es Daniel y quiero que contarles un poco de mi historia con el PAC, sé que es muy probable que termine identificándose con ella.

(¡Perdón! Antes que se me olvide me parece que debo mencionar que tengo un título en finanzas del TEC obtenido con honores. No creo que esto sea relevante y sé que es pretencioso mencionarlo siquiera, pero al parecer para algunas personas este tipo de información se ha vuelto sumamente importante y por respeto a ellas y a ellos es que lo menciono. Usted disculpe si le molestó que lo hiciera.)

Bueno cumplido el requisito, de vuelta a mi historia:

Hace cuatro años durante la elección presidencial estuve muy preocupado por encontrar una respuesta real a los problemas que nos aquejan como país, y me esforcé mucho por estudiar las propuestas de todos los candidatos de aquel entonces.

La verdad no quería continuar con los malos gobiernos de los partidos tradicionales, ni estaba de acuerdo con el extremismo izquierdista del Frente Amplio; por lo que la opción más viable me pareció ser la del PAC y hasta termine trabajando con ellos en la segunda ronda.

¡Pero había un problema grave!

Aunque me sonaba muy bonito el discurso de austeridad y ética para resolver los problemas del país y estaba de acuerdo con la mayoría de propuestas en su plan de gobierno para los temas de infraestructura, seguridad, déficit fiscal, etc. No estaba de acuerdo con su posición respecto al aborto, promoción de la ideología de género, y temas similares que por demás considero fundamentales. Es así como: Sabiendo que estos asuntos debían pasar por la Asamblea Legislativa para decidir lo que queríamos al respecto, me vi en la necesidad de quebrar mi voto.

Vote entonces por el PAC para presidente y por otro partido para diputados (y no, no fue un partido cristiano).

A través de mi voto quebrado le estaba diciendo al PAC:

Mire PAC, como usted digo que podía, le voy a dar mi permiso para administrar el país con la ética y austeridad que prometió; pero si quiere hacer algún cambio en la forma que hemos decidido hacer sociedad (Esto se manifiesta en las leyes que nos rigen) me va a tener que pedir permiso antes, lo cual puede hacer a través de mi representante en la Asamblea Legislativa.

Antes que me digan que volví a sonar pretencioso, recuerden que en una democracia usted y yo somos el jefe, no ellos.

Además, no solo yo pensé así, ¡Costa Rica entera hizo lo mismo! Y esto se ve reflejado en la conformación de la Asamblea Legislativa 2014-2018, la más dividida en la historia de nuestro país, donde el PAC no estaba ni cerca de ser mayoría. Es decir, Costa Rica a coro le dijo al PAC “Tenemos que hablar antes de hacer cualquier cambio, en cualquier tema“.

¡Como me desilusioné al ver lo que hizo el PAC con la oportunidad de oro que le dio Costa Rica!

No solo no atacó la corrupción ¡la fomentó! No fue austero, no aplicaron su propio código de ética, no contuvieron el gasto, se endeudaron desenfrenadamente, no supieron negociar los acuerdos requeridos para solucionar los problemas nacionales, en seguridad nos fuimos de pique, en infraestructura se avanzó de poco a nada. En resumen, su tan bonito y muy elaborado plan de gobierno se quedó en solo eso: un bonito y elaborado “Plan“.

Pero lo que me pareció más decepcionante y doloroso fue el enorme empeño que la gente PAC puso en doblarnos el brazo a los costarricenses y hacernos tragar, sin siquiera tener derecho a chistar, su agenda en favor del matrimonio homosexual, el aborto, la ideología de género con su forzada e innecesaria inserción en el sistema educativo, y todos los demás temas para los que nuestra indicación era clara: ¡Tienen que pasar por la Asamblea Legislativa!

No obstante, mostrándose incapaces, sin tener la habilidad política ni la voluntad para sentarse con la sociedad costarricense a convencerla de sus puntos de vista; nos vieron la cara a todos al saltarse a la Asamblea Legislativa y buscar obligarnos de forma indirecta mediante tretas con organismos internacionales, cuando estos asuntos se tenían y tienen que decidir en casa.

La gente del PAC y aquí estoy hablando de la cúpula que hoy busca perpetuarse, confundió su éxito relativo en la segunda ronda electoral del 2014 con un cheque en blanco para hacer lo que le viniera en gana, olvidando que en la primera ronda el pueblo había restringido seriamente su margen de acción lo que lo obligaba a tener un muy activo y propositivo trato con la Asamblea Legislativa; cosa que, como todos sabemos, nunca se dio. (Ni para temas de vida y familia, ni para ningún otro tema)

Es así como terminamos desperdiciando 4 años con un gobierno haciendo cosas que nadie le pidió que hiciera y sin ocuparse de lo que si le pedimos que hiciera.

Estoy seguro que, si el PAC hubiera puesto la mitad del empeño que puso en promover la agenda LGBT en hacer por lo menos la décima parte de lo que dijo que iba a hacer, usted y yo no estaríamos en esto; todos habríamos votado muy contentos por el PAC y este asunto se hubiera terminado en primera ronda ¡Fijo!

Pero ¿Por qué el PAC no ganó? ¿A dónde se fue ese inmenso apoyo de la segunda ronda 2014? Bueno creo que lo despilfarraron al demostrarse inútiles para administrar el país desde el Poder Ejecutivo, sin capacidad de negociación con el Poder Legislativo y sin respeto por el pueblo.

Esto ha desembocado en que estemos de nuevo en segunda ronda, solo que esta vez Costa Rica ha dado un golpe en la mesa no solo apoyando a un candidato para muchos inesperado, sino que también ha conformado una Asamblea Legislativa que refleja sin lugar a dudas los principios y valores de la mayoría, siendo PAC una visible minoría en muchos temas.

Este reforzamiento que ha hecho el pueblo de sus posiciones en la Asamblea Legislativa hace que sea evidente la precaria posición que tiene el PAC de cara a la segunda ronda, donde no está de más preguntarse: Si el mismo equipo que están proponiendo para el ejecutivo no fue capaz de negociar ni un kilo de frijoles con una Asamblea que le era más indulgente ¿Adónde terminaríamos con 4 años más de esta misma malintencionada negligencia?

Con este panorama queda pendiente elegir al presidente y aquí es donde me tengo que responder esta pregunta:

¿¿¿De verdad quiero volver a votar por el PAC???

Y de inmediato me respondo ¡NO! ¡No quiero! para que volver al PAC si ya ha demostrado que no va ni a gobernar bien ni a respetar la voluntad de todos nosotros.

Los del PAC me vieron la cara una vez, no lo van a hacer dos veces.

Es por eso que voy a darle la oportunidad a Fabricio y su equipo de trabajo y si quiere de una vez puede empezar a llamarme idiota, ignorante o el adjetivo que su educación le permita usar.

Pero la verdad prefiero que sean otros los que hoy me llamen idiota, a que dentro de cuatro años sea yo mismo el que me esté diciendo: ¿Mae Daniel que idiota como se dejó engañar dos veces?

Y siendo sincero después de exponer lo indicado anteriormente me sentiría muy tonto dejando a esta gente en el poder. ¿Usted no?

Muchos dicen que los que votan por Fabricio lo hacen solo por religión, lo que considero una interpretación muy simplista de lo que está sucediendo, más aún,  he estado revisando los argumentos de los que van en su contra, y me he dado cuenta que muchos van a votar por la gente del PAC no porque crean que hicieron un buen gobierno, sino únicamente para que no quede el “evangélico”; lo cual termina, de igual forma, manchando su voto con tintes religiosos y  les convierte en lo mismo que ridiculizan y critican.

Sería bueno no votar en contra o a favor de una religión, sino por propuestas evaluadas a la luz de los resultados obtenidos en las oportunidades brindadas ¿No cree usted?

Sé que Fabricio no es perfecto y no estoy de acuerdo con algunas cosas que pasan a su alrededor, pero son cosas por el momento secundarias, en lo fundamental estoy de acuerdo con él. Me gustan varias de las propuestas de su plan de gobierno y apuesto a la honestidad que ha mostrado en la función pública y la capacidad de negociación adquirida durante 4 años como fracción unipersonal en la Asamblea para que pueda sacarlas adelante. Porque al final eso es lo que se necesita: negociar con todos, llegar a acuerdos. Nadie puede sacar este país adelante solo.

¿Es una opción infalible? ¡Pues NO!

¿Me podré equivocar otra vez en mi elección? ¡Pues SI!

Pero no le temo a equivocarme, eso no me da miedo, lo que si me da miedo es la locura; esa que aparentemente Einstein definió como repetir a los mismos esperando que hagan algo diferente.

Para finalizar porque esto se me hizo largo, voy a hacer mías las palabras de don Abel Pacheco:

¡Muchas Gracias!


 

Sharing is caring!

Comments

comments

Publicado en RZ Online y etiquetado , , , , .